Lectura del “prólogo” de La zapatera prodigiosa: primeras ideas lorquianas sobre el teatro

<< Así comienza la carta que es leída por el Autor en el prólogo que da inicio a la obra de La Zapatera Prodigiosa, estrenada en 1930 en Madrid. En primer lugar, Lorca nos presenta dos elementos básicos para toda buena representación: actores talentosos y trama con efectos exquisitos, es decir, los de un excelente autor. Y todavía un tercer elemento: el público, quien es involucrado en la pieza teatral desde el momento en que forma parte de la sala y debe tomar una actitud que asegure el marco y la atmósfera mágica de toda actuación. Lorca expone así su idea del teatro como simbiosis de actores-trama-público. >>

Documento completo [pdf]